Thursday, June 07, 2007

Invierno en junio.

Uno no adivinaría que es verano por el tiempo que hace, pero sí lo es. Hoy hacía unos 64 grados con cielos nublados y a veces caía gotitas de lluvia.

Y así me gusta.

No me malentiendas; prefiero que haga un poco más calor, con cielos azules y una brisa, pero solo cuando yo no tengo que trabajar. Como la mayoría de los seattltecos, cuando hace buen tiempo me es imposible trabajar en la oficina. Cuando sale el sol por allí, los empleados de todos niveles solemos decir cualquiera mentira para que sus jefes nos deje escapar; la hora de las citas tan fastidiosamente escritas en el calendario viene y va sin que nadie se de cuenta. Y no hay que dar pretextos. Cuando hace sol en Seattle, todos nos cambiamos de idea a favor de pasar tiempo afuera.

Entonces, como yo tengo que presentarme a la oficina, mejor que no haga buenísimo tiempo. Yo he podido cumplir muchísimos deberes al trabajo, así que no tendré que pensar en esos asuntos cuando me vaya para estudiar en China.

Lo triste de este estación es las tantas despedidas que tenemos que hacer... sí, a los pocos alumnos que nos caen bien, pero sobretodo a los colegas que se van a otro parte. Al MJo le despedimos en una fiestita en la casa de KJo. Juntaron los miembros de la academia, todos con una comida all-American que el pobre no va a poder conseguir en Shanghai. Yo traje unos deviled eggs.

Me quedé dos horas, y entonces tuve que escapar para encontrar los colegas en Ototo Sushi para la despedida de Bde. Yo pedí el plato de sashimi y una sopa miso. Toda era de buena calidad, menos el servicio del mesero. No tan mal como en Vancouver, pero me sentía invisible. Como éramos tantos en la mesa, la casa nos cobró una propina obligatoria del 18%. Un poco exagerado.

Mañana tengo que presentarme tempranito para hacer la oración de la mañana en el altavoz. Después una hora tranquila, y entonces voy a dar el examen por Bde. Y después de eso, se van los alumnos, y los profesores se reunen para la misa. Entonces, el almuerzo, y entonces el parque para fumar el cigarillo anual. Y en este momento, quiero que haga sol. Pero no antes.

1 comment:

bitchphd said...

It's funny, I love summer and I love Seattle, but the worst months there are February and June.